La nueva filosofia de los desguaces

Desde que los desguaces han existido, y sobre todo en la década de los 80 y en la década de los 90, siempre se han identificado como un lugar al cual se puede acudir para comprar piezas de segunda mano que seguramente no tengan mucho valor pero que pueden servir para que nuestro vehículo, sea este el tipo de vehículo que sea, pueda funcionar durante un tiempo más. Sin embargo, como ahora vamos a poder ver en primera persona, todo esto ha cambiado mucho. No estamos hablando de los desguaces que conocíamos antes sino que estamos hablando de centros totalmente especializados y que nos aportan mucho más de lo que nos podamos imaginar.

El primer cambio radical que se ha visto en los desguaces es que ahora tienen página web. Puede ser que para muchas personas, sobre todo aquellas que están relacionadas con el mundo de la informática, esto no suponga un gran avance pero tenemos que tener en cuenta que nunca han tenido una referencia digital por lo que es un gran paso para ellos. Un buen ejemplo de ello es www.tudesguace.com la cual es una página web que es una de las referentes dentro del sector al cual nos estamos refiriendo hoy.

En segundo lugar tenemos que hablar de la gran cantidad de servicios adicionales que nos podemos encontrar. Ya no solo se limitan a vender piezas sino que al mismo tiempo te asesoran sobre cuál es aquella que necesitas. Además, si necesitas algo de dinero incluso te pueden tasar tu coche o alguna pieza y comprarlas. Una manera sencilla de conseguir un dinero extra en un momento concreto. Si a esto le sumas el hecho de que en no pocas ocasiones hay desguaces que dan de baja los coches ellos mismos, nos encontramos con un abanico de servicios realmente interesante.

Para terminar, aunque esto no quiere decir que sea poco importante, tenemos que hacer referencia al hecho de que ahora tienen de manera permanente un canal, e incluso varios, de comunicación para que puedas resolver cualquier duda. Ahora no solo vas a poder ir allí o llamarles por teléfono sino que no es raro ver cómo un desguace tiene una dirección de correo electrónico o incluso tiene una sala de chat privada e interactiva de manera que casi cualquier hora del día te pueden atender. Es lo que denominan un desguace 2.0, el cual, por cierto, está teniendo una gran aceptación.