4 consejos para escribir tu lista de propósitos de año nuevo

Cada enero, somos muchísimos los que apostamos por elaborar una lista propósitos de año nuevo; cosas que queremos y necesitamos para el año que acaba de entrar. A partir de ahí, tenemos 365 días por delante para ver nuestros sueños hechos realidad; para ello es indispensable la constancia y la fuerza de voluntad y, para hacerlo más fácil, seguro que estos consejos te vendrán genial.

 

¿Cómo escribir tu lista de propósitos de año nuevo?

 

A continuación te contamos todo lo que debes saber para que la lista con tus propósitos para este año 2018 resulte efectiva.

 

Escribe lo que quieres y lo que necesitas

 

Aunque muchas veces queremos y necesitamos lo mismo, lo mejor es que empieces por hacer dos listas diferenciadas. Comienza primero por escribir todo aquello que realmente necesitas; no tienen por qué ser sólo cosas materiales, también puedes querer ser feliz teniendo una enfermedad o pasar más tiempo con tu familia, por ejemplo. Luego, escribe otra lista con todo aquello que quieres para este año 2018: un coche, unas vacaciones en Tailandia… ¡Puedes escribir tantas cosas como desees!

 

Cuando tengas ambas listas finalizadas, llega el momento de la reflexión. Plantéate si de verdad quieres todo lo que has escrito, o simplemente lo has puesto en la lista porque suena bien o porque otros quieren que lo hagas. Además, asegúrate de que todos los propósitos reflejan verdaderamente algo que quieres para tu vida, no algo que quieres eliminar de ella; siempre hay que verlo todo desde un punto de vista positivo.

 

Los propósitos deben ser sobre tí

 

Algo que muchísimas personas olvidan a la hora de escribir sus propósitos para el nuevo año es que todos los deseos y necesidades deben estar basados única y exclusivamente en ellos. Por ejemplo, si tu pareja es poco comunicativa, de nada sirve que como propósito para el 2018 te plantees algo como “Quiero que Roberto sea más comunicativo”. No puedes cambiar a otras personas ni tampoco cosas que no dependen directamente de ti. En este caso, tu propósito debería ser algo como “Voy a hacer todo lo posible para que Roberto sea más comunicativo”.

 

Planificación

 

Es importante que a la hora de escribir tus propósitos para el nuevo año te organices y planifiques con antelación. Así, lo primero es leer tu propósito, por ejemplo, “Quiero aprender yoga”. A partir de ahí ya puedes empezar a moverte para hacer yoga; puedes mirar videos en Internet, consultar precios y horarios en escuelas de yoga que estén cerca de tu casa, ojear libros… Es importante que tengas todo preparado para que las cosas salgan bien, no pretender que de un día para otro seas un experto.

 

Elige la fecha más adecuada

 

Cuando hablamos de propósitos de año nuevo, no hay porqué empezar con todos ellos el mismo 1 de enero. Siguiendo con el ejemplo del punto anterior, si quieres aprender yoga, puedes apostar por hacerlo en la primavera, en un parque al aire libre aprovechando la llegada del buen tiempo. Y recuerda que nunca es buena idea empezar dos propósitos al mismo tiempo porque te dividirás y no podrás darlo todo de ti.